MOHAMA SAZ

Bio

Mohama Saz es un grupo único. Músicos forjados en los bajos fondos madrileños que han participado en algunos de los proyectos más personales y arriesgados de las últimas dos décadas y han creado bandas y discos catalogados como “de culto” por muchos melómanos y amantes de lo insólito. Desde RIP KC a Melange pasando por Novak, Las Malas Lenguas de Javier Colis o Los Cuantos.
Siempre huyendo de perpetuar estereotipos e intentando ampliar su propio lenguaje sonoro, echaron mano de instrumentos, ritmos, melodías y texturas no occidentales, como una búsqueda vital e incluso como posicionamiento político. Huyeron de lo anglosajón, de la fórmula del pop, de la música de los vencedores, pero sin dejar de ser un grupo de Rock, o de lo que ellos entienden por Rock, un lenguaje que puede seguir transgrediendo y siendo peligroso, venenoso, nunca complaciente con sus propios clichés los cuales ellos aborrecen, que hable a los no conformes, que revuelva, que remueva y que no sirva para venderte el último producto de moda hecho con mano de obra esclava. Para ellos la música es expresión, no repetición de patrones, es emoción y no academicismo pero también es un arma, un arma poderosa y cargada de futuro, como diría Celaya, para plantarse ante lo podrido y encontrar algo de luz. Por eso toman partido y se manchan y maldicen a quien se desentiende y se evade. De esta manera recrean su subconsciente musical a su manera y sin premeditación. No hay reglas, solamente la búsqueda de su propia emoción. Viajan a culturas, que existen o no, para encontrar nuevos impulsos, destruyen lo accesorio, rebuscan en lo viejo y lo olvidado y a veces exploran otros planetas con los ojos cerrados. Quizás la negación y la partida hacia nuevos mundos es la mejor manera de encontrarnos.

Aunque la escucha de sus discos es como un viaje en primera hacia la felicidad musical, Mohama Saz son bien conocidos por sus incendiarios directos donde la comunión con el público hace de estos una suerte de Goa party donde, a través del baile, la diversión y la experiencia cuasi-mística se dan la mano. Algunos de los mejores festivales de Europa han podido entrar en trance con ellos como por ejemplo el Le Guess Who de Holanda y el MENT Festival de Eslovenia.

Con influencias tan dispares como Erkin Koray, Ersen, Orkestra of Spheres, Triana, Sun Ra, John Coltrane, Goat, Tinariwen, Baba Zula, Las Grecas o Neu!, la música de Mohama Saz se presenta como una explosión de sonidos, desde la psicodelia al spiritual jazz, del rock al folklore andaluz. Todo ello enriquecido con los sonidos y los ritmos de la Europa del este, principalmente de Turquía, pero también del norte de África o incluso de la América andina. Pero ojo, esto no es fusión, es Mohama Saz. Su característico sonido nace del Baglama Saz eléctrico de Javier Alonso y se completa con la hipnótica base rítmica de los hermanos Ceballos, Sergio al bajo y Adrián a la batería, las percusiones tribales de Rubén Mingo y el virtuosismo jazzístico del saxo, clarinete y clarinete bajo de Arturo Pueyo. La nueva incorporación en pleno confinamiento del genio Íñigo Cabezafuego con sintetizadores y samplers le da a la banda una nueva dimensión.

Han editado 4 discos hasta la fecha: More Irán (Influx Records, 2015) Negro es el Poder (Humo, 2017) Viva el rey (Humo, 2018) Quemar las naves (Humo, Mock Records, 2020)

Descargar dossier completo

MOHAMA SAZ

Quemar las naves

Estamos ante el cuarto disco del grupo Mohama Saz: Quemar las naves. Grabado por Carlos Díaz en su estudio El Cortijo de Santa María de la Vega (Fuerza Nueva, Los Planetas, Melange, Soleá Morente...) quién ha registrado el característico sonido de la banda en una cinta de 24 pistas de manera magistral. El resultado es un disco con un sonido tan orgánico como poderoso. Editado en Europa por Humo Internacional y en EE.UU por Mock Records en diciembre de 2020.
Quemar las naves… ¿Es una afirmación? ¿Es la constatación de hacia dónde nos dirigimos? ¿Vamos a continuar en esta carrera despiada? ¿No hay vuelta atrás? ¿O es todo lo contrario? ¿Una suerte de grito de guerra contra nuestro propio destino? Después de escuchar el disco lo sabremos, o no… Esta dualidad que nos presenta la banda comienza en la propia portada, una pintura de Óscar Rey, donde aparece una serpiente, símbolo ancestral que encierra múltiples interpretaciones, la mayoría de las veces enfrentadas.

Melodías de oriente, del Mediterráneo y de África, estribillos que podrían ser orgullo de Los Chichos o de Las Grecas, hasta canciones propias de las celebraciones en la casa de la abuela en El Pozo del tío Raimundo. Guiños a Suramérica a través de Víctor Jara, o a la India con pasajes de Amancio D’Silva, o más cerquita, atreviéndose con la ronda de la Misa del Gallo de Toledo. Pero también emergen otras de sus pasiones musicales habituales, como el Krautrock o el Anadolu Rock, patrones motorik, sintetizadores analógicos a lo Tangerine Dream.

Mohama Saz rueda sin que se borren los surcos de los ideogramas que dieron origen a su ser, por eso lo de "Quemar las naves", siempre hacia delante como un tanque soviético, como una columna libertaria de guerra.

Descargar kit de prensa

MOHAMA SAZ

Conciertos

TOUR DATES

MOHAMA SAZ

Media

MOHAMA SAZ

Contacto